Payday loans

Lunes, 19 de Agosto de 2013 09:54

Tiene Corea Seúl chilango

Mientras la comunidad china de la Capital se concentra en el Barrio Chino del Centro, miles de coreanos que viven en el DF se han agrupado en el triángulo situado entre las calles de Lieja y Florencia, en la Colonia Juárez.Letreros blancos con leyendas indescifrables y anuncios del popular rapero PSY, el artífice del Gangnam Style, anuncian que uno está en la Little Korea, el Seúl chilango.Apenas sonríen, trabajan mucho y mantienen una cierta distancia con la cultura mexicana, por educación y -tal vez- por seguridad.


(Fuente: Reforma, Negocios 19/08/2013)

"Son desconfiados porque por lo que me dicen no les ha ido muy bien con los mexicanos", señala Betsabé Gutiérrez, egresada del ITESM, y estudiante en Corea, quien suele venir a comprar dulces y otras delicias a las que se acostumbró durante su estancia."Les han visto mucho la cara así que prefieren guardar las distancias, y en primera instancia pueden llegar hasta ser groseros. Pero cuando hay confianza, son grandes amigos".Todo el sabor de Seúl se condensa en esta zona que se debe descubrir a pie: fondas de comida corrida, restaurantes de lujo, supermercados especializados, estéticas y clínicas de belleza.Aquí vienen a comer, hacer las compras o convivir con amigos que sienten nostalgia por su país, pero también coreanos que trabajan en empresas internacionales como Hyundai, Samsung, LG y Daewoo."Algunos viven en Bosques y Santa Fe, pero vienen aquí los domingos, buscando sus delicias picantes, o sus melones chinos o sus berenjenas alargadas", explica Betsabé.Se importen clases de coreano, manualidades, se vende ropa, cosméticos, hierbas medicinales, revistas y hasta hay un popular periódico en este idioma."La mayoría no habla español, pero no necesitan aprender ya que la casi todos sus clientes y amigos son coreanos", afirma Lupita, quien trabaja en un restaurante de comida de la región.Para los amantes del lujo oriental, nada como el restaurante Biwon, en Florencia, un verdadero paraíso de los magnates de esta comunidad que, con trajes de diseñador y corbatas de seda, llegan a degustar su exquisita cocina que incluye carnes asadas, fideos fritos y por supuesto el soju, destilado de arroz con cierto grado de alcohol."Los platillos se modifican un poco cuando vienen los mexicanos, ya que todo es muy ácido y picante", afirma Jung Min Lee, parte de la familia propietaria de este templo de la gastronomía.En el triángulo ocupado por esta comunidad, entre las pequeñas calles de la Juárez, se oye música K-pop, la versión coreana de este género musical, que gusta a muchos jóvenes que la escuchan con placer sin importar su origen.En este microcosmos de la Zona Rosa la comunidad coreana tiene a sus doctores, sus casas, su mundo.Nuevos horizontesLa comunidad coreana de la Capital se ha asentado en la Zona Rosa.• En 1905 llegó una colonia de 100 coreanos en la península de Yucatán y empezaron a distribuirse en los estados del sur de la República. Actualmente se calcula que hay 10 mil coreanos en México.• Su gastronomía incluye platos del mar, de cerdo o pollo, camarones casi siempre fritos, fideos germinados y mucha soya, ajos y chiles.• El acompañamiento nacional coreano es el kimchi, curtido de col oriental con mucho chile y ajo.• En la calle de Hamburgo se encuentra la tienda Missha, especializada en cremas, perfumes y cosméticos coreanos. Se le considera la Sephora del oriente por la cantidad de productos que ofrece.